Inicio > Personal > Tallas de madera

Un palo, una navaja y cierta dosis de paciencia…

Poco a poco, sin proponérmelo, me encontré tallando bastones con este tipo de motivos. Al principio usaba una simple navaja y más tarde comencé a utilizar un cutter de hojas intercambiables. Cuando Miguelín, mi padre, vió que era capaz de tallar estos bastones, comenzó a proporcionarme ramas bastante rectilineas de chopo. Los conseguía en las podas anuales que hacían en el camping ‘Chopera de Coto Rios’, en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén-España), donde mi padre pasaba acampado tres meses al año. Recuerdo que a mitad de los años 90, cuando Indurain reinaba en el ciclismo mundial, un rayo derribó un gigantesco chopo en los Llanos de Arance, por donde serpenteaba un joven río Guadalquivir. La copa cayó muy cerca del cauce. Y mi padre, hacha en ristre, extrajo una buena brazada de futuros bastones.

Miguelín ya murió, pero me quedan algunas ramas de chopo cazorleño que él cortó para mi. Poco a poco las tallaré… será un honor hacerlo en su recuerdo.


Página en obras.
Puedes visitar TALLAS de MADERA
en la antigua Web del Milano


Volver a PERSONAL